THINK ABOUT YOUR SOUL

Viva siempre en mi fuero interno, reverbera la voluntad de reabrir “modernamente” los caminos que las artes ancestrales recorrían una y otra vez para dotar a las civilizaciones de caracteres escultóricos simbólicos, mágicos y poderosos capaces de expandir los límites de la experiencia mística, catártica, trascendental, religiosa, mágica…

Desde hace años no me puedo desprender de la emoción que me produjo el apartado del libro de Herbert Read en el que desglosa las diferencias entre monumento y amuleto; así que quisiera responderle, deseando que en su adormecimiento infinito perciba la vibración de mis acciones, ¡que sí! que somos perfectamente capaces de producir magia incluso en el estadio cultural de alienación materialista en el que viven nuestros cuerpos.

Le diría que sí repetidas veces y con diferente entonación, y argumentaría que los amuletos no son cosa primitiva, que la voluntad de creer es una característica positiva del SER que lejos de debilitarle le dota con la virtud de la amabilidad y reconecta las hebras de su ALMA con las de su entorno. Mmmmm… es verdad que no podría no decirle que es cierto que la potencia del CREER es delicada y tremendamente vulnerable ante el hostil entorno, sobre todo en estos días en los que la avaricia de la racionalidad tecnocrática desmiembra el apartado de la historia no escrita en donde se guarecen silenciosos los conjuros y los hechizos que le dieron nombre a la humanidad. Yo se que él, diplomáticamente, me respondería que esa es una de las funciones del arte: recodarle al SER sus múltiples capacidades.

He creado THINK ABOUT YOUR SOUL para conmoverte, para enternecerte e inducirte a reflexionar acerca de tu condición humana. Quisiera hacerte sentir la necesidad de pensar acerca de los códigos de valores que han existido y qué rasgos de ellos te gobiernan, quisiera motivarte a proteger y cultivar las cavidades amorosas de tu SER vulnerables ante la avaricia, la envidia y el deseo; quisiera también, hacerte saber que somos muchos.

Aquí un par de nombres: Anselm Franke, John Reid …

Aquí un par de palabras: animismo, transubstanciación

http://www.rebecahuerta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *